MARKETING ONLINE

Conoce las técnicas de Growth Hacking que darán un impulso a tus ventas

27/12/2017

Conseguir y fidelizar clientes invirtiendo poca parte de tu presupuesto es posible gracias al Growth Hacking. Este fenómeno cada vez destaca más en el mundo del marketing digital y de las startups. Se trata de un conjunto de técnicas y estrategias que permiten a una empresa crecer de manera creativa y entretenida, impactando de manera positiva y estudiando las tendencias y comportamiento de los usuarios para desarrollar acciones innovadoras y con un alto impacto. En este sentido, es como una combinación entre analítica, creatividad, curiosidad y ganas de superación que permite a la empresa obtener más por menos. ¿Quién no querría utilizar estrategias que solo se centren en el crecimiento de la empresa?

Por tanto, el Growth Hacker debe tener un perfil analítico, creativo y curioso para llevar a cabo esta técnica. Este perfil va más allá de un Community Manager, puesto que son necesarios conocimientos de estadística, posicionamiento web y analítica. La premisa principal de estos maestros del crecimiento online es conseguir más con menos, algo que las nuevas empresas necesitan.

En Hawkers, según el Social Media Strategist de la empresa, Nasser Hantout, aplican esta técnica para sentirse parte del usuario y poder acercarse de la mejor manera, innovadora y nunca vista. Estas técnicas suelen ser una combinación entre ingeniería (Api, Apps, analítica de datos) y Marketing (tendencias, estudio de mercado, RRSS). Por eso, el lema de Hawkers es “We lead, others follow”.

Técnicas de Growth Hacking

La traducción literal de growth hacking es “pirateo del crecimiento”. Hack también significa “truco”, por lo que también podríamos traducirlo como “trucos para crecer”. Sin embargo, la definición no expresa lo que el growth hacking significa realmente, así que vamos a definirlo un poco más.

Crecimiento

Todas las acciones de un growth hacker están enfocadas al crecimiento escalable y estable, no solo de visitas, si no de clientes, prescriptores y facturación.

Mentalidad analítica

El growth hacking tiene un enfoque científico donde el planteamiento de hipótesis y la validación o invalidación de éstas mediante los resultados de los experimentos (acciones de crecimiento), es fundamental. Un growth hacker debe tener una mentalidad analítica, definir las métricas importantes de su negocio, medirlas desapasionadamente y actuar en consecuencia.

Desarrollo de producto

Un growth hacker, idealmente, trabaja desde un inicio en el desarrollo del producto, no solo para llegar al product-market fit, sino también para desarrollar características del producto que le ayuden en su difusión. Por ejemplo, cuando Dropbox creó sus recompensas de espacio adicional por recomendar su producto a otros usuarios, lo hicieron trabajando en el producto, no hicieron una campaña de marketing, el producto era el marketing.

Canales gratuitos

Otra característica del growth hacking por la que tanto llama la atención de los emprendedores, es que da prioridad a los canales de crecimiento gratuitos o de bajo coste. Eso no significa que un growth hacker no sepa crear una campaña de Adwords o de Facebook Ads, pero primero intentará agotar fórmulas alternativas como el marketing de contenidos, el marketing viral, la optimización de la conversión mediante la mejora de la usabilidad y el copywritting.

Experiencia personalizada

Un gran porcentaje de las ventas ocurren gracias a los productos recomendados que la propia plataforma ofrece. De esta manera, el cliente sentirá una oferta mucho más personalizada facilitándole exactamente lo que quiere. El e-mail marketing funciona muy bien a la hora de dar exclusividad a tus clientes. ¡Haz que tu usuario se sienta especial!

Escasez para aumentar tus ventas

El temor a quedarte sin ese producto que tanto deseas, de seguro que alguna vez ha hecho que lo compres de urgencia. Al menos, esa tendencia destaca dentro de las técnicas del Growth Hacking. Esta estrategia se centra en poner un producto o servicio a la venta avisando de que quedan pocas unidades o plazas con el fin de conseguir un objetivo final: presionar al cliente.

Esta técnica está muy de moda en aquellas páginas web que ofrecen estancias para pasar las vacaciones. Además, también es muy común añadir un comentario que informe que otro cliente está mirando lo que tú estás buscando.

Pruebas gratuitas

Muchos de los consumidores de hoy en día retroceden con los servicios de pago, también llamados servicios premium. Cada vez son más las marcas que ofrecen este tipo de servicios pero no dejan atrás su modelo freemium (gratuito). Esta técnica consiste en dar a los usuarios la posibilidad de probar tus servicios de pago durante un tiempo. Una vez agotado, si les ha convencido tu servicio de pago, les costará menos adoptar el modelo premium.

Son muchas las técnicas de crecimiento que se emplean en una estrategia de Growth Hacking. Estos son algunos ejemplos que te servirán para dar un impulso a tus ventas, aumentando el tráfico a tu sitio web y logrando mejores conversiones. Da vida a tu proyecto y haz crecer tu negocio con una estrategia Growth Hacking.

Aquí tienes los mejores contenidos para tu e-commerce