E-COMMERCE

Oportunidades para vender online en Francia

19/09/2018

Francia es el segundo mercado online de Europa, y sus cifras no paran de crecer. Según un estudio elaborado por la Fevad (Federación francesa del comercio electrónico y ventas a distancia) y KPMG, las ventas online se incrementaron un 14,3% en 2017, con un gasto que superó los 81.700 millones de euros, casi seis veces más que el realizado en España. El año pasado nuestros vecinos franceses completaron 1.200 millones de transacciones online, lo que representa un crecimiento del 20,5%.

El incremento del comercio electrónico ha estado impulsado por el crecimiento del número de consumidores (45 millones de franceses compran ya a través de Internet), el aumento de la frecuencia de compra (33 transacciones por usuario al año, frente a las 28 de 2016), y la ampliación de la oferta (un 10% más de tiendas online en el último año).

Infografía e-commerce Francia.

Se espera que el e-commerce francés alcance los 90.000 millones de euros de facturación en este 2018 y sobrepase la barrera de los 100.000 millones a finales de 2019.

Estamos, por tanto, ante un mercado que sigue en crecimiento y con buenas perspectivas para el comercio electrónico transfronterizo.  De hecho, el cliente francés está muy acostumbrado a adquirir productos en webs foráneas (un 34% del total se realizan en tiendas online europeas), comprando sobre todo en páginas web alemanas (19,5%), belgas (10,7%), italianas (7,7%), holandesas (7,5%)  y españolas (6,8%).

¿Qué compran los franceses?

Los productos multimedia son los reyes de la cesta de compra online de los franceses (con un 19% de las compras, casi cuatro veces más que los españoles). Le siguen en este ranking la ropa y el calzado (un 18%), alimentación y bebidas (un 18%), electrónica de consumo (un 12%) y juguetes (un 2%).

Según un informe de la empresa tecnológica Lengow, el gasto medio de cada compra es de 65,5 euros, lo que supone un total de 2.184 euros anuales por consumidor, ligeramente por encima de lo que nos gastamos los españoles (1.954 euros en 2017).

Las características del consumidor francés

El consumidor francés presta mucha importancia al valor y la calidad de los artículos que compra. Así lo concluía un estudio de Oracle, realizado en 2015, sobre comportamientos de compra, que señalaba que el 66% de los encuestados lo citaban como su primer criterio de compra.  Por el contrario, la mala calidad de los productos o un mal servicio post-venta es lo que más les molesta a los franceses. En un 56% de los casos decidirán no volver a comprar en esa tienda en el futuro.

El precio también anima a la hora de comprar en tiendas online extranjeras. Para el 63% de los franceses, unos precios más competitivos pueden incitarles a gastar su dinero en comercios electrónicos foráneos. También lo harán ante la falta de disponibilidad de un producto a nivel local.

Cómo debemos vender online en Francia

Es esencial conocer las especificidades del mercado francés antes de empezar a vender en él. El idioma es un factor clave: es imprescindible una traducción profesional al francés de nuestro portal y contar con un sistema de atención al cliente en el mismo idioma.  Además, nuestro e-commerce debe transmitir seguridad y confianza, incluyendo unas condiciones generales de uso sencillas y claras.

Cualquier marca que quiera vender en Francia ha de tener su tienda online optimizada para dispositivos móviles. No hay que olvidar que, según el mismo estudio de la Fevad, las ventas a través del teléfono móvil o tablet suponen ya casi un tercio del total, con un incremento del 38% en solo un año.

Otro canal de venta a considerar si nos dirigimos al consumidor galo son los marketplaces, que representan el 30% del volumen total del negocio online, según Lengow. Amazon, CDiscount, eBay, PriceMinister, AliExpress, FNAC, La Redoute, Rue du Commerce, ManoMano y Darty son los diez que más volumen mueven.

El uso de las redes sociales en sus compras es más bajo en Francia que en otros países. Facebook es la red social favorita de los franceses para el intercambio de información (la elige el 66%), mientras que el uso de Twitter está por debajo de la media mundial.

Al igual que en España, el método de pago preferido para las compras en línea en Francia es, con diferencia, la tarjeta de crédito. También se usan los online wallets (tarjeta monedero), por lo que ofrecer ambas opciones en nuestra web  y asegurar al mismo tiempo un proceso de pago sin interrupciones aumentará la probabilidad de que compren.

En Francia están acostumbrados a recibir sus paquetes en tiempo y forma. Las opciones de envío favoritas son, según una encuesta de CCM Benchmark Institut y Eulerian Technolgies, la entrega en casa (la prefiere el 56%) y los puntos de recogida (optan por ellos el 32%). Un 12% de los franceses elige otras opciones como entrega en tienda, en una oficina de correos o en el lugar de trabajo. En este sentido, DHL Parcel, a través de su socio local Relais Colis, cuenta con 4.550 puntos de recogida y cinco centros de distribución en Francia.

Modos de entrega preferidos en Francia./ Eulerian CCM Benchmark.

Modos de entrega preferidos en Francia./ Eulerian CCM Benchmark.

Esa misma encuesta asegura que el 42% de los compradores abandona su cesta de la compra si la entrega no es gratuita, mientras que otro 36% acepta los gastos de envío si no superan el 5% del coste de la compra, por lo que es imprescindible valorar este aspecto a la hora de exportar online al país vecino.

En conclusión, el mercado galo, aunque muy competitivo, ofrece grandes posibilidades a las pymes españolas por su cercanía y por el gran volumen de ventas online.

 

 

 

 

Aquí tienes los mejores contenidos para tu e-commerce