MARKETING ONLINE

Mapas de calor web o heatmaps, ¿en qué consisten?

17/01/2019

Conscientes de que brindar a los visitantes un alto grado de usabilidad (UX) cuando naveguen por su sitio web se traducirá en mayores ventas, las marcas no descuidan ni el más mínimo detalle en su diseño. El color, la distribución del menú, las imágenes elegidas… Nada es casualidad en un entorno en el que no quedarse rezagado frente a la competencia resulta cada vez más importante para la supervivencia de una marca o e-commerce. Por ese motivo, hacer uso de herramientas que ayuden a optimizar al máximo la UX del sitio web de tu e-commerce, contribuirán a que brille con luz propia. Una de las herramientas más relevantes para lograr este objetivo son los mapas de calor o heatmaps. Te contamos en qué consisten y cómo pueden ayudarte a incrementar las ventas de tu negocio.

Los heatmaps: aunque hoy en día cualquier webmaster disponga de distintas herramientas para medir el comportamiento de un usuario, no le serán lo suficientemente útiles como para obtener una visión completa sobre lo que motiva sus acciones dentro de la web. Por ejemplo, Google Analytics, la herramienta de analítica web más utilizada, puede aportar datos acerca del tiempo que el usuario ha empleado en navegar dentro de una web, pero no da información sobre las zonas de la pantalla que son más susceptibles de ser observadas por los usuarios.

Los mapas de calor son herramientas que permiten complementar este vacío de información acerca del comportamiento de los usuarios cuando navegan por un sitio web. Los heatmaps recogen información acerca de las zonas por las que los internautas pasan el ratón, los botones o enlaces en los que han hecho clic y los contenidos que han sido visualizados, dando detalles como el tiempo de lectura o hasta qué punto del texto el usuario ha llegado deslizándose verticalmente por la página.

Tipos de mapas de calor: existen tres modalidades distintas que recogen diferentes aspectos relativos al comportamiento de los usuarios:

-De clic: estos heatmaps permiten detectar las zonas en las que los usuarios hacen clic. Aunque esta información puede obtenerse mediante Google Analytics, los heatmaps permiten, además, detectar puntos de fuga. Este aspecto es muy importante ya que se trata de zonas del texto o de imágenes en los que los internautas hacen clic pensando erróneamente que hay un enlace, lo que provoca que la tasa de conversión

-De movimiento: informan sobre las zonas por las que el visitante ha pasado el cursor. Aunque estos datos pueden dar información interesante, no debe confundirse con las zonas de visualización, ya que la persona puede mover el cursor pero dirigir la mirada hacia otra zona de la pantalla.

-De scroll: muestran el punto hasta el que el usuario se ha deslizado verticalmente. Por tanto, indican la zona en la que los usuarios han dejado de consultar un contenido, que puede entenderse como el momento en el que han perdido el interés en él.

-De visión: estos mapas de calor suelen ser los que dan más información, pero también los más costosos. Para su elaboración, se hace uso de la tecnología eye tracking, que utiliza unas gafas con unos sensores especiales para detectar los movimientos oculares de los individuos y construir un patrón de mirada. De esta manera se descubren las llamadas zonas calientes, es decir, aquellas que reciben más visualizaciones.

Una vez que se hayan integrado los mapas de calor en el sitio web, los webmasters pueden estudiar la información obtenida para detectar patrones de comportamiento y aplicar cambios al e-commerce con el fin de corregir errores de usabilidad y diseño que se traduzcan en la obtención de más ventas.

El uso de mapas de calor te permitirá obtener información relevante para corregir aquellos errores de usabilidad que de otra forma serían difícilmente detectables. Comienza a implementar este tipo de herramientas para mejorar la experiencia de tus usuarios y verás como pronto se convierten en clientes.

Aquí tienes los mejores contenidos para tu e-commerce