MARKETING ONLINE

El marketing de afiliación

27/11/2018

 Entre todas las técnicas de las que hace uso el marketing para mejorar la comercialización de un producto, se encuentra el marketing de afiliación. Esta estrategia se basa en un acuerdo al que llegan dos partes para conseguir aumentar las ventas online de una marca o empresa. Descubre en qué consiste y cómo llevarlo a cabo para hacer crecer tu negocio.

La unión hace la fuerza: el marketing de afiliados es, ante todo, una alianza entre distintas partes para conseguir generar más ventas. Más concretamente, se trata de la promoción que hace un tercero, llamado afiliado, de un producto o servicio de una marca. Por cada cliente referido o compra llevada a cabo, el afiliado recibe una comisión. De esta forma, todas las partes ganan: la marca consigue captar nuevos clientes a cambio del pago de una comisión al afiliado, y este recibe una compensación económica.

Una de las estrategias más comunes del marketing de afiliación para aumentar las ventas son los cupones de descuento. Se trata de códigos que se anuncian online y que el potencial cliente recibe para que los introduzca en el momento de la compra y obtenga una rebaja sobre el precio del producto. Con este tipo de estrategias se consigue aumentar las ventas, atraer a más clientes y generar fidelización.

El afiliado: como se ha mencionado, esta es la parte responsable de aumentar la visibilidad del producto o del servicio en cuestión para conseguir más ventas o conversiones. Este agente tiene una alta capacidad de promoción, ya que hace uso de plataformas que tienen una gran cantidad de seguidores en páginas con mucha visibilidad, como webs, blogs, redes sociales, etc.

Dónde encontrar a los afiliados: para facilitar el proceso del marketing de afiliación, existen las llamadas redes de afiliados. Se trata de plataformas que actúan como intermediarias, conectando a las marcas y empresas anunciantes con los afiliados, quienes normalmente ofrecen este servicio a cambio de una comisión.

Las ventajas de estas plataformas son varias. Por un lado, estas redes son un medio cómodo y práctico de poner en contacto a anunciantes y afiliados. Esto ahorra tiempo y recursos a todas las partes, por lo que, aunque deban pagar una comisión a la plataforma, les resulta igualmente rentable. Por otro lado, estas redes conforman un canal de comunicación en un entorno seguro, donde la plataforma se encarga de garantizar que se cumplan todas las cláusulas del acuerdo entre anunciante y afiliado.

Formas de pago: la forma de pago es uno de los puntos más importantes sobre el que ambas partes deben ponerse de acuerdo, lo que dependerá del tipo de servicio o producto que se promocione. Los tipos de pago pueden ser:

  • CPC: significa pago por clic y es un tipo de pago que se realiza cada vez que un internauta clica sobre un enlace, que puede ser en forma de texto, imagen, banner… y que le redirige a la web del anunciante.
  • CPA: en ocasiones, los anunciantes llegan a un acuerdo en el que pagan al afiliado una comisión cada vez que se realiza una venta. Es la forma de pago más habitual en el marketing de afiliación, dado que es la suele resultar más rentable para el anunciante.
  • CPL: el pago por lead se realiza cada vez que el afiliado consigue que los usuarios se registren o dejen sus datos, es decir, el anunciante paga por cada uno de estos registros.
  • CPM: significa pago por mil impresiones. En esta modalidad el anunciante paga al afiliado por cada mil veces (impresiones) que aparezca el anuncio.

Si tu e-commerce es relativamente nuevo, el marketing de afiliación te brinda una estrategia rápida y sencilla para ganar una mayor visibilidad y aumentar tus ventas y conversiones. Tan solo debes ponerte en contacto con una red de afiliados para experimentar cómo el crecimiento de tu comercio online sube como la espuma.