LOGÍSTICA

El futuro de la última milla

11/12/2018

La explosión del e-commerce ha revolucionado la forma en que entendemos las entregas, planteando nuevos retos que las empresas logísticas debemos resolver.

En los últimos diez años diversas transformaciones han impulsado el e-commerce y generado nuevos retos a resolver: si tenemos en cuenta el número de dispositivos móviles, en 2008 una de cada cien personas tenía un smartphone[1]. En la actualidad, uno de cada cinco posee este dispositivo. Asimismo, la población urbana ha aumentado en mil millones, lo que significa que prácticamente la mitad habita en una ciudad[2].

Ante este contexto de grandes y pobladas urbes, las empresas logísticas deben hallar nuevas soluciones que permitan responder a las demandas actuales.

Y es que, entre los factores más relevantes en la compra se encuentran “el mejor precio”, “el tiempo de entrega”, la “capacidad para entregar en cualquier lugar y momento” y “sin gastos de envío”[3], lo que denota la relevancia que adquiere la logística a la hora de eliminar fricciones en el proceso de compra.

Un modelo ‘glocal’ aplicado a la logística

De acuerdo con expertos de DHL Parcel, las preferencias de los clientes van más allá de la velocidad, de hecho, dos de los aspectos más importantes son la conveniencia y la predictibilidad[4].

Atender estos factores implica una transformación de las redes logísticas: de un modelo centralizado, enfocado en grandes hubs nacionales, a uno descentralizado en el que predomine la proximidad y localidad de los centros fulfillment.

Un modelo basado en la micrologística, preparado para gestionar una gran cantidad de envíos pequeños y frecuentes (justo lo contrario al anterior).

Rutas de reparto más sostenibles

El importante aumento en el volumen de envíos también tiene repercusiones sociales y medioambientales. Las grandes ciudades ya están suficientemente congestionadas, tanto por tráfico, como por densidad de población.

Es por ello que se deben desarrollar formas alternativas adaptadas al centro de las ciudades y a las nuevas exigencias medioambientales. En este sentido y, en relación con el modelo ‘glocal’ anteriormente citado, DHL Parcel colabora en nuestro país con Koiki y sus famosos “andarines”. Esta es una empresa de carácter social formada por personas con discapacidad para hacer la entrega a pie dentro de cada barrio.

La reducción de emisiones también pasa por una transformación de los vehículos empleados en la entrega. DHL Parcel Europe, ya cuenta con una flota de coches eléctricos y, además, en ciudades como Madrid también hace entregas en bicicleta. Una solución limpia y que, al evitar el tráfico, permite acortar tiempos de entrega.

La data marca el camino

Otra de las grandes disrupciones que están contribuyendo al aumento de la eficiencia el uso del Big Data.

Un ejemplo de su aplicación es el que hace DHL Parcel para optimizar sus rutas diarias de reparto. Esta tecnología planea rutas en tiempo real teniendo en cuenta factores como el tráfico, el clima, etc., aumentando la productividad entre un el 20-40 %[5].

Pero quizá una de las funciones más interesantes es la de predecir la demanda futura mediante machine learning. Con base a los datos recabados, genera un pronóstico diario de las órdenes de envío. Lo que permite tomar mejores decisiones en la gestión de las entregas y anticiparse a posibles picos de demanda.

Flexibilidad para optimizar envíos y devoluciones

Quizá dos de los principales pilares sobre los que sustentar el futuro próximo de la última milla son la diversificación y flexibilidad de las opciones de entrega.

Posibilidades como el cambio de fecha o lugar de entrega, evitan la frustración que provoca esperar un envío en casa y los posibles segundos intentos de entrega causados por la ausencia. Asimismo, la imperante demanda, unida a la premura y conveniencia que exigen los clientes, requiere la aplicación de nuevas formas de entrega que agilicen el proceso.

En esta dirección trabaja DHL Parcel, quien ha desarrollado la red de puntos de recogida y devolución más grande de Europa (más de 61.000 en total y 3.500 en la Península) con el objetivo de incentivar una entrega que convenga tanto a courier, como a cliente. Además, todos se encuentran siempre a 10 min. del cliente —a pie en zonas urbanas, y en coche en entornos rurales—. Y a lo largo de 2019 se incorporarán paulatinamente sus taquillas electrónicas en algunos puntos de Madrid.

Como podemos comprobar, todas estas iniciativas suponen una absoluta revolución que está transformando el sector de la logística en pos de ofrecer la mejor experiencia de compra.

[1] Euromonitor International, Passport Database 2018.

[2] Euromonitor International, Passport Database 2018.

[3] Euromonitor’s Lifestyles Survey.

[4] The Future of the Last Mile, DHL Resource 2018.

[5] Vision Picking at DHL – Augmented Reality in Logistics.” DPDHL, www.dpdhl.com/en/media-relations/media-center/videos/dhl-visionpicking-pilot-project.html.

 

Aquí tienes los mejores contenidos para tu e-commerce