MARKETING Y NEGOCIO

Diferencias entre e-commerce B2B Y B2C que debes conocer

10/10/2017

B2B y B2C, Business to Business y Business to Consumer respectivamente, son dos términos que hacen referencia a dos estrategias de venta en los comercios electrónicos. La principal diferencia entre ambas es el destinatario de cada una. El e-commerce B2B se dedica a la comercialización de una empresa a otra, mientras que un comercio B2C se centra en la venta de sus productos a su consumidor final.

Existen varias estrategias de marketing que giran en torno a su destinatario, pero en este artículo vamos a hablar de las diferencias entre los e-commerce B2B y B2C. ¿Por cuál te decantarás?

Volúmenes de ventas en B2B y B2C

Como hemos dicho, la principal diferencia reside en el destinatario final, siendo una empresa para B2B y el consumidor final para B2C. Por tanto, debemos tener presente que en el comercio B2B el número de clientes es pequeño, pero el volumen de compra es grande, a gran escala.

En cambio, en el comercio B2C el número de clientes es grande, pero el volumen de compra de cada persona es un pequeño número de productos o servicios para un consumo propio.

Proceso de compra

Otra de las diferencias clave entre el comercio B2B y B2C se centra en el proceso de compra. Podemos considerar que el comercio dedicado a las empresas tiene un proceso de compra largo, de multietapa (al pasar por distintos niveles dentro de la empresa). Aquí se realizan informes sobre la compra que ascenderán desde los departamentos comerciales hasta la dirección de la empresa donde, finalmente, se decidirá la compra final.

Por el contrario, el comercio dedicado a particulares, el B2C, tiene un proceso de compra corto, de monoetapa, pues el comprador toma su propia decisión de efectuar la compra o no. Solo él participa en este proceso, por lo que la responsabilidad de elección recae únicamente en él.

Personalización de los precios

En el comercio minorista los precios suelen ser fijos. Esto es, sea el cliente que sea, el precio de un producto de nuestra tienda le saldrá por el mismo precio innegociable. En cambio, en el comercio mayorista, o B2B, la situación está cambiando: las negociaciones y las concesiones en los precios está aumentando. ¿Por qué? En ocasiones, en este sector las negociaciones suelen ser una necesidad: perder un cliente en el comercio B2B penaliza bastante, más que perder un cliente en el comercio B2C, donde los compradores son muy numerosos pero su volumen de compra es pequeño.

Ha quedado claro que el comercio electrónico no se trata sólo de productos para las personas, sino que también entran en juego las empresas. En conclusión, ambas estrategias tienen sus propias características orientadas a tipos de clientes diferentes.

Aquí tienes los mejores contenidos para tu e-commerce