¿Cómo empezar a vender en Europa?

Europa está a la vuelta de la esquina. Empezar a vender tus productos en países europeos es una gran oportunidad de crecimiento para tu negocio, que merece la pena valorar. Según datos del Ministerio de Economía, Industria y Calidad, el comercio exterior no ha parado de crecer en la última década y cada vez son más las empresas que se deciden a vender en otros países.

 ¿A qué esperas para dar el salto?

A continuación, te contamos tres pasos que deberías dar antes de dar el salto y comenzar a vender tus productos en Europa.

1- Realiza un análisis previo de la situación

Lo primero que deberías hacer es realizar un análisis DAFO en el que determines debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de tu negocio, teniendo en cuenta las características del mercado en el que te mueves y la competencia existente en dicho mercado. Probablemente ya conozcas esta técnica, pero por si acaso, vamos a hacer un breve repaso utilizando un ejemplo práctico. En este caso, vamos a hacer el análisis de una empresa que vende bolsas y embalajes reutilizables.

¿Cómo hacer un D.A.F.O?

El DAFO es al abc de cualquier estrategia empresarial. Realizar este análisis antes de decidir qué estrategia te conviene para internacionalizar tu negocio, te permitirá anticiparte a posibles imprevistos o inconvenientes que podrían darse una vez que inicies el proceso de internacionalización y, además, te ayudará a focalizarte en tus ventajas competitivas y diferenciarte frente a la competencia.

Para hacer el D.A.F.O párate un momento a reflexionar sobre los siguientes puntos y elabora un documento en el que recojas tus debilidades y fortalezas (internas, propias de tu negocio) y las amenazas y oportunidades que presenta el mercado:

ANÁLISIS INTERNO

Debilidades

En este apartado recogerás los puntos débiles a los que se enfrenta tu negocio en particular. Es importante que los reconozcas e intentes mejorarlos o suplirlos de alguna manera.  Por ejemplo: precio elevado de tu producto.

Fortalezas

En este apartado, recogerás justo lo contario: los puntos fuertes de tu empresa o producto. Estas serán las ventajas que deberás explotar y dar a conocer para diferenciarte de la competencia. Por ejemplo: marca socialmente responsable.

ANÁLISIS EXTERNO

Amenazas

Estos factores no dependen directamente de ti, sino del contexto en el que operas. Por ejemplo: existencia de muchos competidores en el mercado nacional.

Oportunidades

Determinados factores externos también pueden resultar favorables para tu negocio. Por ejemplo: existe una gran conciencia social en el mercado europeo en relación al medio ambiente, por lo que hay una amplia demanda de productos sostenibles.

2. Escoge la estrategia de internacionalización más adecuada para tu negocio

Ahora que ya has hecho un análisis de la situación, llega el momento de escoger una estrategia de internacionalización óptima para el tipo de producto que ofreces, que se adecúe a las características del buyer persona / mercado al que te diriges.

2.1.Exportación

Este es el método más habitual para alcanzar nuevos nichos de mercado. Puedes vender tu producto directamente online (en tu web o en un Marketplace), abriendo una o varias tiendas físicas en los países que te interesen o vendiendo tu producto a través de un tercero. Últimamente está muy de moda vender los productos a través de un marketplace como Amazon, Aliexpress, etc. Todo indica que durante el 2021 veremos aparecer más plataformas de este tipo, por lo tanto, es una opción que deberías tener en mente si quieres empezar a vender tus productos en Europa. En el ejemplo mencionado (empresa que comercializa embalajes y bolsas reutilizables), además de vender a través de una página web propia o un marketplace B2C, sería interesante contemplar la opción de vender a través de un Marketplace B2B.

2.2. Industrialización

En este caso, además de vender tus productos en el exterior, también los producirás allí creando nuevas plantas de producción en otros países. En el ejemplo trabajado, podría ser más rentable producir los embalajes y bolsas directamente en determinados países, pero también requeriría de una importante inversión.

2.3. Franquicia

Puedes optar por ceder tu marca para que terceros comercialicen tus productos en otros países. Esta estrategia te ofrece una mayor seguridad ya que el franquiciado es quien asume los riesgos y, a cambio, obtendrás un porcentaje de las ventas. Sin embargo, en el ejemplo mencionado, sería complicado optar por esta estrategia a no ser que tuviéramos una marca bastante conocida.

3. Escoge un socio logístico

Escoger el mejor partner logístico es una de las claves para internacionalizar con éxito tu negocio. En DHL Parcel disponemos del mejor servicio internacional de envíos entre empresas para envíos multibulto y pallets. Si tienes un e-commerce, la red europea de DHL Parcel te da acceso a más de 300 millones de clientes europeos, a quienes podrás proporcionar la misma experiencia de entrega que ofreces en tus envíos domésticos.

Para más información sobre nuestros servicios internacionales de envío,
completa el siguiente formulario y un experto se pondrá en contacto contigo: