1993. Tras muchos encuentros analizando hasta el último detalle, un grupo de amigos de Pamplona decidieron dar el paso y poner en marcha su sueño: crear neck&neck, una marca de moda infantil que conectase con el estilo de vida de las familias, basada en diseños exclusivos, ropa de calidad y una atención personalizada.

En aquel entonces, neck&neck supo aprovechar el momento: apenas existían este tipo de empresas y ellos apostaron por crear una marca única con un concepto diferente que, además, nació con una clara vocación internacional. Hoy están presentes en más de 14 países.

Desde 2009, la digitalización ha tenido un papel muy importante en su estrategia de crecimiento. Fue en ese año cuando inauguraron su e-commerce, que hoy se ha convertido en la “tienda” más importante de la marca a nivel mundial, con una facturación que supera el 15 % del total de la compañía.