LOGÍSTICA

Ahorra costes de tu e-commerce optimizando la logística

05/05/2018

Además de la producción, los procesos logísticos suelen ser uno de los principales puntos de fuga en los costes de muchos negocios. Pero en el caso de los e-commerce, quienes habitualmente dependen de ello y no tienen control sobre el proceso, esto puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso.

En consecuencia, es muy importante que un comercio online optimice en todo lo posible este aspecto si no quiere sacrificar sus márgenes y quedarse atrás frente a la competencia.

Por ello, hoy vamos a darte unos pequeños consejos que te ayudarán a controlar su coste y optimizar al máximo cada uno de sus procesos.

  1. Mantén organizado tu almacen

El almacenamiento, junto a la producción de stock, supone uno de los principales costes de un e-commerce. Por tanto, es necesario que mantengas una política de lean management o gestión ajustada que ahorre desperdicios y busque la mejora constante.

Cuando hablamos de ahorrar desperdicios, no nos referimos a que tu negocio sea ecológicamente sostenible, sino a la eliminación de cualquier proceso superfluo o que no aporte valor, y por ende, suponga solo un coste.

Un ejemplo de esta forma de concebir los procesos es la digitalización de la gestión del almacén: automatizar y registrar tu stock supone un ahorro de tiempo al eliminar múltiples procesos y consultas manuales.

Otro punto importante con el que posiblemente tu e-commerce ya está familiarizado es la división de los espacios. Tu almacen debería dividirse en los siguientes para ahorrar el máximo tiempo posible en el despacho de cada pedido:

  • Espacio de picking: un lugar donde preparar los pedidos.
  • Área de packing: la zona donde se empaqueta el pedido (envase, embalaje, etc.).
  • Área de consolidación: este es un espacio reservado exclusivamente a guardar los pedidos antes de ser enviados.

2. La trazabilidad es tu amiga

Dado que un e-commerce suele tener externalizado su servicio de envíos, es importante elegir aquel que permita la mayor trazabilidad en tus pedidos.

Esto no solo ayuda a estimar adecuadamente los tiempos de entrega -lo que reduce la frustración del cliente-, también nos sirve para ahorrar costes y dolores de cabeza en caso de error en la entrega, pérdida de producto, etc., y asimismo, reduce los fallos humanos y tiempo en la tramitación y transporte de los pedidos.

3. Busca aliados

Existen muchas empresas que comparten intereses contigo: quizá os dirigís al mismo público, ofrecéis productos complementarios o simplemente os conviene cooperar.

Este tipo de relación es conocida como clusters y puede jugar a nuestro favor a la hora de los envíos, sobre todo si tenemos un volumen reducido, ya que existe la posibilidad de coordinarlos y compartir el mismo transporte, dividiendo costes entre ambos.

4. Facilita un buen servicio de devoluciones

La posibilidad de devolución te ayuda a aumentar la confianza y a reforzar la decisión de compra de tus clientes, sin embargo, si no las gestionas adecuadamente pueden suponer una pérdida para tu negocio.

Por eso, debes buscar un proveedor que te ofrezca un proceso ágil, sencillo y lo más automatizado posible.

Para lograr esto, es importante que el partner logístico ofrezca buenas integraciones web con tu tienda online, ya que facilitará la gestión y monitorización de cada una de las devoluciones. Pero sobre todo, es crucial que cuente con una extensa red de puntos de servicio cerca de tus clientes para puedan hacer la devolución de la forma más cómoda posible y no la conciban como un “engorro”, y por tanto, un hándicap a la hora de decidir comprar en tu e-commerce.

 

 

 

Aquí tienes los mejores contenidos para tu e-commerce